Graduados

Graduados Destacados


Gustavo, ¿cuáles son tus funciones en el Juzgado?
- Las funciones y responsabilidades son muchas. El Art. 174 de la Ley Provincial 10.160 (Ley Orgánica del Poder Judicial) comienza diciendo: "además de las funciones que les corresponden como fedatarios y conductores del procedimiento", con ello ya basta para tener una idea de diversidad de tareas y la alta responsabilidad que conlleva su desempeño; seguidamente establece que los secretarios son los "jefes inmediatos de la oficina", describiendo las funciones específicas a ese carácter.
 
- ¿Cuáles son tus objetivos como profesional del derecho?
- Desde el punto de vista de la formación mi objetivo es especializarme en derecho laboral, que es lo que más me gusta dentro de esta apasionante carrera. Y en eso estoy, voy por el segundo año en un posgrado de esta área. Desde lo laboral, mi idea es seguir transitando lo que denominamos "la carrera judicial", es decir ejercer la profesión de abogado desde la administración de justicia. Ya era empleado del Poder Judicial cuando me recibí de abogado hace 5 años; desde hace 4 años soy el pro-secretario del juzgado y ahora me toca este nuevo desafío de ser secretario. Obviamente la meta a corto y mediano plazo será consolidarme en este último cargo y después la idea de acceder a una magistratura está presente, pero para eso falta mucho.

- ¿Por qué decidiste estudiar ésta carrera?
Creo que el reconocimiento y la defensa de todos los derechos de las personas y con ello, el ideal de justicia, es una aspiración presente en todo aquel que inicia sus estudios en abogacía.
  
- ¿Cómo evaluás tu paso por la Universidad Abierta Interamericana?
- Mi paso por la UAI ha sido una experiencia altamente positiva. De hecho, luego de unos años de haber abandonado mis estudios en otra facultad, la UAI me ofreció otro método de estudio, que a mí particularmente me servía, y pude finalmente lograr ese sueño tan anhelado de ser abogado.   
 
- ¿Cuáles son las principales virtudes que podés destacar en tu proceso formativo?
- La cantidad de materias a cursar y aprobar (en mi plan de estudios eran 64 materias cuatrimestrales más el trabajo final) a mí y a mis compañeros nos provocaba cierto malestar porque veíamos que el esfuerzo debía ser enorme y la meta estaba muy lejos. Hoy, desde la perspectiva de haberlo logrado, creo que es un gran punto a favor de la Universidad, que además de hacer hincapié en las materias clásicas de la abogacía brinde, desde el curso de grado, conocimientos en otras disciplinas o especialidades que en otras universidades sólo se dictan en posgrados, lo cual constituye una importante herramienta en un mercado laboral que hoy exige abogados cada vez más especializados. Haber tenido una formación tan abarcativa me permite tener, la mayoría de las veces, una noción o idea de solución a los distintos problemas que en el juzgado se presentan.
 
- ¿Cuáles son los recuerdos más fuertes que vivenciaste en la UAI?
- Es difícil poder contestarte esta pregunta. Tené en cuenta que uno está en la Universidad cinco horas al día durante cinco años de su vida, con alguno más que tardás en terminar de rendir todo. ¡Te pasa todo lo que se te pueda ocurrir! Yo me he llevado el sueño cumplido de ser abogado y una gran cantidad de amigos y buenos recuerdos. Aunque cuando estás estudiando no lo crees, después que te vas, extrañas a la Universidad.


Solicita Información

Encontranos en: