Graduados

Graduados Destacados


La Dra. Melina Longoni es una talentosa y destacada profesional graduada en Medicina en la Sede Regional Rosario. Desde que finalizó su carrera su principal objetivo es brindar sus conocimientos al servicio de la comunidad, ayudando por medio de la rehabilitación a dar esperanza en la mejora de la calidad de vida de las personas que más lo necesitan. La Dra. Melina se especializó en Fisiatría y actualmente está liderando junto con otros colegas la creación de una Red Latinoamericana de Fisiatría. Nuestra graduada es un ejemplo a seguir por la valiosa contribución que hace día a día en nuestra Sociedad.

Melina ¿por qué estudiaste Medicina en la UAI?

Yo vivo en San Jerónimo Sur, un pueblo muy chico, cerca de Rosario. Mi papá era el médico del pueblo y desde chiquita estuve en contacto con la medicina jugando con el estetoscopio y el tensiómetro. A medida que fui creciendo, y viendo a mi papá, me di cuenta de que realmente me encantaba lo que hacía por la gente. Lo observé, literalmente, salvar vidas en la vereda de mi casa y eso es inspirador para cualquiera. Opté por la UAI porque mi hermano cursaba Ingeniería en Sistemas y cuando supe de la exigencia y el nivel académico, consideré que era el mejor lugar de formación en Rosario.

¿Que te llevó a especializarte en Fisiatría?

En mi pueblo se encuentra el Centro Integral de Rehabilitación de la mutual APREPA (Asociación de Protección Recíproca entre Productores Agropecuarios), comencé a concurrir allí desde su creación. Al principio hacía pasantías los veranos y luego empecé a trabajar con la Dra. Laura Bennazar (médica especialista en fisiatría), ella me enseñó y transmitió el amor por la especialidad. Para hacer fisiatría realmente hay que quererla, ya que la rehabilitación es muchas veces un proceso lento y duro, por ejemplo ves a personas muy jóvenes que sufren accidentes de tránsito y quedan en estado vegetativo o tienen lesiones medulares que los condenan a una silla de ruedas. Nosotros como médicos rehabilitadores, intentamos darles a los pacientes y familiares herramientas para una mejor calidad de vida, logrando su reinserción social y laboral. 
La residencia la hice allí mismo, estoy encargada de la organización, coordinación de las clases, las jornadas de capacitación y las prácticas de los residentes.

¿Qué proyectos tenés en mente?

Hace unas semanas atrás me puse a pensar en la residencia y la problemática del residente. Generalmente es la persona que tiene que estar mucho tiempo dentro de una institución, al ser una etapa formativa los sueldos no son tan elevados y usualmente las grandes corporaciones o laboratorios becan para cursos o congresos a aquellos especialistas reconocidos y no al residente, quien es el que más necesita formarse, entonces surgió la idea de formar una Asociación Latinoamericana de Residentes de Fisiatría. Envié mails a todas las sociedades Latinoamericanas  conformadas y recibí el apoyo de entidades internacionales como AMLAR (Asociación Médica Latinoamericana de Rehabilitación), especialistas reconocidos mundialmente, y de residentes de todos los países. Actualmente ya tenemos la Web en la que pueden conocer más sobre este hermoso trabajo:  http://amlar-res.com

En que consta esta organización?

La Asociación busca generar un espacio académico y de trabajo para todos los residentes latinoamericanos, intentando unificar criterios y formas trabajo entre los distintos países. A la vez, promueve investigaciones para mejorar los resultados de los pacientes que ingresan a tratamiento y establece una cooperación entre los centros de rehabilitación e investigación, posibilitando las rotaciones en servicios especializados en los distintos países. De igual manera pretende actuar como órgano de asesoría en los aspectos teóricos y prácticos, difundir recomendaciones para el manejo de patologías comprendidas en el área de rehabilitación y fomentar la capacitación de los médicos residentes.

¿Qué rol puede jugar la UAI en esta iniciativa?

Cuando le conté del proyecto al Dr. Weisburd (Director Regional de la carrera de Medicina) me dijo que cuente con el apoyo de la UAI, y eso fue sensacional. La Universidad participaría con nosotros en la difusión, planificación y realización de eventos formativos. Además nos dio la oportunidad de hacer conocer nuestra especialidad, ya que no es como cardiología, neurología u otras ramas en las que se tiene conocimiento porque están dentro de la currícula del grado. 
La UAI nos da la posibilidad de participar en los ateneos para graduados, e inclusive en los seminarios de sexto año de la carrera. Tenemos la idea de generar cursos y jornadas sobre la especialidad para que los alumnos la conozcan y se interesen. No hay muchos especialistas en toda Latinoamérica. Por ejemplo en el Chaco hay solo dos fisiatras y no hay residentes en este momento, mientras que Paraguay hay solo cuatro.

Cómo graduada de la carera de Medicina, ¿qué elementos positivos destacas en la formación de los alumnos para el ejercicio de la profesión?

Te puedo decir que el nivel académico y de exigencia son excelentes. Cuando terminé la carrera me sentía muy segura de lo que sabía, obviamente con miedos porque uno se enfrenta a una responsabilidad que nunca antes había vivido, que es el de tener a un paciente adelante y tomar decisiones sobre esa persona.

¿En qué forma ayudó tu formación en la vida laboral?

Me ayudó a tener confianza y seguridad ante un acto médico. Ahora que soy Jefe de Residentes intento manejarme con las mismas pautas de exigencias que tuve en la Universidad, porque quiero que esta residencia se caracterice por la excelencia académica como la UAI.


Solicita Información

Encontranos en: