Graduados

Graduados Destacados


Florencia Mutio logró imbricar con éxito su carrera deportiva y su formación profesional. Graduada como Licenciada en Kinesiología y Fisiatría, Florencia se destaca como arquera de hockey sobre césped, integrando del seleccionado nacional que obtuvo la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Un “Leona” con la garra necesaria para cumplir con las metas que se propone.

- Florencia, ¿Qué análisis hacés de la participación de las Leonas en los últimos Juegos Olímpicos, pudiendo subir nuevamente a un podio?
- Por cuarta vez las Leonas se suben a un podio olímpico, así que mi balance es más que positivo. Mantenerse entre los mejores durante tantos años requiere de un gran esfuerzo y mucho trabajo. Creo que haber traído una medalla al país fue algo muy bueno.

- ¿Qué significó para vos participar de esta competencia?
- Una experiencia única, un gran orgullo y felicidad de haber representado a mi país y de poder disfrutarlo y compartirlo con mis compañeras.

-  ¿Cómo empezó tu afición por el hockey y sobre todo en una posición en la cancha tan particular como la de arquero?
- Comencé desde muy chica, a los 6 años, pero mi elección por el arco se dio recién a mis 16 años. Un poco por curiosidad y otro poco por falta de motivaciones como jugadora, probé estar entre los 3 palos y a partir de ese momento se me fueron abriendo puertas en mi club (Atlético Estudiantes), en los seleccionados entrerrianos y al poco tiempo empecé a formar parte de las Leoncitas, con lo cual me decidí a quedarme en el arco.

-  ¿Qué es lo que más te atrae de la disciplina? 
- Creo que como todo deporte te educa y brinda muchos valores. En lo personal, lo mejor que me dio y da este deporte son las amistades, y también la posibilidad de viajar y conocer muchos lugares, viviendo lindas experiencias.

-   ¿Dónde entrenás y en qué consta tu rutina de trabajo? 
- En este momento estoy entrenando con el club (San Fernando) 3 veces por semana, más el partido de los sábados. En el proceso olímpico entrenábamos de lunes a viernes entre 6 y 8 horas diarias (técnico, físico, coaching, entrenamiento visual y entrenamientos específicos), más el partido semanal, así que no había tiempo para realizar otro tipo de actividad.

- ¿Cómo distribuías tu tiempo entre el estudio y el entrenamiento?
- En mi caso me atrasé dos años debido al hockey. Por lo general cursaba de mañana y tarde, y por la noche entrenaba con el club (Atlético del Rosario). Siempre intentaba guardar las faltas para usarlas en los viajes, sólo fue cuestión de organización. También creo que fue fundamental la flexibilidad de la Facultad en tema horarios y materias, para que yo pudiera cumplir con ambas tareas de la mejor manera.

-  ¿Cuál ha sido tu experiencia en la Universidad? 
- Mi paso por la UAI ha sido muy bueno, tuve la posibilidad de cursar en muchas comisiones, eso me permitió aprender de cada grupo. Me llevo enseñanzas de cada profesor, y principalmente rescato la cantidad de prácticas kinésicas en las diferentes áreas, abriendo un gran abanico de opciones para los estudiantes. Es la mejor forma de aprender y de brindar herramientas para afrontar la profesión.

-  ¿Cuáles son tus objetivos a futuro como jugadora, y también como kinesióloga?
- Mi deseo es continuar en las Leonas, representando al país y seguir practicando este deporte que tan feliz me hace y tanto me ha dado. Con respecto a la kinesiología, creo tener la suerte de estar muy relacionada con el deporte, así que siempre uno está en contacto con la profesión. Por el momento mi dedicación es por completo al hockey, pero sí con ganas de seguir intentando acoplar las dos cosas, en la medida que se pueda, para el día de mañana ejercer mi profesión.


Solicita Información

Encontranos en: