Graduados

Graduados Destacados


Sabrina Ormaechea y Emilio Marín son graduados de la Lic. en Kinesiología y Fisiatría de la UAI, Sede Regional Rosario, y docentes auxiliares de la carrera. A mediados de 2008, todavía como alumnos, tuvieron la iniciativa de desarrollar un proyecto de formación profesional en España. Esta inquietud se concretó a principios de 2010, cuando participaron del intercambio docente con la Escuela Universitaria Social, del Deporte y la Salud (EUSES) adscripta a la Universitat de Girona (Cataluña, España), con el objetivo de conocer los estudios que se llevan adelante en la Diplomatura en Fisioterapia que allí se dicta. Sabrina y Emilio trabajan en la rehabilitación física y emocional de pacientes con capacidades especiales mediante la terapia asistida con caballos, considerada como un recurso orientado al incentivo de sus potencialidades.

- ¿Qué actividades desarrollaron en su viaje?

Emilio Marin: Allí asistimos a clases especiales de hipoterapia (terapia asistida con caballos) en la Escuela y conocimos un centro de estimulación temprana perteneciente al Ayuntamiento de Girona, una fundación de personas con Alzheimer, y el hospital provincial Santa Caterina.

– ¿Cuáles son los fundamentos de la terapia asistida con caballos?

Emilio Marin: Hay tres principios básicos por los cuales elegimos el caballo. Primero: la temperatura corporal del animal, que oscila en 38° y en actividad llega a 38.8°, y de allí los beneficios que proporciona ese calor a los diferentes tejidos corporales desde el aspecto biológico - físico de la persona. Segundo: el caballo bien musculado (bien entrenado) al paso, nos transmite un patrón multidireccional de movimiento similar a la marcha humana, ya que la pelvis y la cadera experimentan los mismos movimientos que al caminar, por eso podemos decir que el montar es caminar sentado. Y tercero: el paso del caballo va a generar, por minuto, entre 90 y 110 estímulos propioceptivos (músculos, tendones y articulaciones), los cuales ponen en constante acción tanto reacciones como musculatura del cuerpo humano.

Sabrina Ormaechea: Es una práctica que se desarrolla en un contexto diferente a los convencionales, como es el campo, donde los protagonistas son las personas y los caballos. Los fundamentos de este tipo de abordaje se basan especialmente en la optimización del control de la postura y el movimiento sobre el lomo del caballo, para luego poder llevarlo a cualquier plano de la vida cotidiana. Pero no todo termina allí, también tenemos que hablar del contexto en el que se lleva a cabo la actividad, porque no es menor su importancia, en el campo las sensaciones que podemos experimentar son múltiples y variadas. Allí nos sentimos invitados a disfrutar del calor del sol, la brisa en los rostros, el silencio, el cantar de los pájaros, todo esto hace a un entorno más placentero.

– ¿Qué beneficios concretos obtienen los pacientes?

S O: Son muchos y variados pero en líneas generales, y hablando desde la kinesiología, este trabajo nos ayuda a mejorar el control de la postura, generar movimientos más coordinados y también podemos promover la regulación del tono postural. Si tenemos que hablar desde una perspectiva más psicológica, se pude mejorar la autoestima, fomentar la comunicación con el animal y las personas.

E M: Los beneficios aparecen a medida que utilizamos al caballo como medio terapéutico, aplicamos y adaptamos los conocimientos para poder trabajar con los niños, en el ambiente del campo, el cual es nuestro consultorio. Vemos la actividad por parte de los niños con mucha motivación, felicidad y entusiasmo. Allí todos somos iguales, hasta en la vestimenta, es por todo esto que se reflejan grandes cambios tanto a nivel físico como conductual.

– Como egresados de la Lic. en Kinesiología, ¿qué elementos pueden destacar en la formación de los alumnos para el ejercicio de la profesión?

S O: Hay algo que siempre destaco cuando hablo de mi formación académica, y es la gran variedad de prácticas que realizamos los estudiantes durante nuestra formación, así como también el grupo humano que las dirige. Como en todo, hay ciertos baches que cubrir, pero en líneas generales salimos de la Universidad con un abanico de experiencias ya vivenciadas.

E M: De mi formación destaco la gran cantidad y diversidad de prácticas kinésicas supervisadas a lo largo de la carrera, lo cual nos orienta y nos capacita en gran medida.


Solicita Información

Encontranos en: